La perfección hecha realidad: Iraty Quad 2011

Artículo publicado por berta Friday, 06 de May de 2011, a las 01:11 C.E.T.

Cada especialidad del quad tiene su encanto. Hay quien le puede gustar el quadcross, resistencia, superquad o raid. Hay quien le gustará seguir un campeonato o tan sólo correr alguna prueba por el circuito, lugar u organización. La Iraty Quad es una carrera que quien ha ido a verla o a participar, se hace prácticamente imposible no volver, sea de una forma u otra. El encanto del lugar, con esos preciosos bosques y ríos; la perfecta organización dirigida por el Sr. Pascal, atento en todo momento y a la vez con una sonrisa y una palabra amable para todos los participantes; el ambiente que se reúne, concentrando pilotos de todos los niveles, algunos con la aspiración de estar lo más adelante posible de la clasificación y otros muchos (muchísimos) con la intención de disfrutar de una carrera sin igual y poderla terminar; y, evidentemente, por ese sentido de superación que todos llevamos dentro, que hace que contra más dura sea la prueba, más ganas tengamos de ir a correrla y mirar de mejorar en todos los sentidos. No es una carrera donde el que vaya más rápido vaya a ser el que gane. Ni el que esté más fuerte, ni el que lleve mejor máquina.

 Evidentemente todo ayuda, y sería una locura ir sin estar preparado físicamente y sin tener el quad en condiciones, pero la suerte y la cabeza de cada piloto, será la que hará que haga una carrera inteligente y que sepa repartir la resistencia de cada uno y la finura en la conducción necesaria para poder conservar la máquina. A todo esto le tenemos que sumar que hay un tiempo límite para dar cada vuelta, teniendo que entrar en el horario marcado para cada piloto, utilizando un sistema igual que el de enduro, por lo que muchos pilotos llegan a penalizar una gran cantidad de minutos, haciendo que todo el esfuerzo para realizar un buen tiempo en el tramo cronometrado no sirva para mucho en cuanto a la clasificación final de carrera.

La Iraty reúne cada año un buen número de participantes, este año 168. Tan sólo basta mirar la lista de inscritos y nos damos cuenta de que la gente se apunta para ir a disfrutar de un fantástico fin de semana. 72 han sido los pilotos que se han apuntado a la categoría Elite, que realizan un total de 6 vueltas entre sábado y domingo. Por otro lado 96 se han apuntado a la categoría Clásico, que dan 4 vueltas entre los dos días. La competitividad, está claro, existe, pero el saber hasta dónde llega cada uno para poder disfrutar de la carrera queda plasmado en este dato.

      

Un gran número de inscritos da juego a que puedas realizar varias categorías dentro de una misma carrera, y si ya antes se ha explicado que hay la Elite y la Clásica, dentro de éstas, dependiendo de la edad del piloto y sin petición por su parte, pasa también a ser Veterano. Otras copas que se reparten es la Polaris y la Kymco, en cada una de las categorías.

En cuanto a los pilotos españoles, esta vez serían 3 los que al final realizarían la prueba. Por un lado Ramón Montoya iba con toda la ilusión de renovar el título obtenido el año anterior como campeón en la categoría Élite 4X4. También tenía el aliciente que esta vez Thierry Chevrot se apuntaba a correr en 4X4 con un Polaris Sportsman 850, cosa que le daba todavía más emoción. 

En la misma categoría, Alex Feliu que el año pasado acudió como asistencia, no pudo resistirse a venir este año a correr. Lleno de ganas e ilusión, virtudes características en el piloto catalán, afrontaría este reto. Y ya por último Xavi Montero, que ya cuando el año pasado no pudo terminar la carrera cuando se encontraba en la 5ª posición scrach, dijo que este año no se la quería perder de ninguna de las maneras. Así pues se apuntaría a Elite 2X4 a lomos de su Honda TRX 450. Tal y como antes se ha explicado, debido a la “temprana edad” de los tres pilotos, pasarían también a puntuar en la categoría veteranos.

Así pues, el sábado se empezaría el día pasando las verificaciones administrativas y seguidamente unas rigurosas técnicas que tanto temen los pilotos. Allí se mira atentamente el tema de los fonos, protecciones de manillar, chaleco homologado, casco, extintor, parrillas, y se va marcando todo para evitar posteriores quejas. 

Ya al mediodía, se realiza el breefing, a manos del director técnico y del organizador de la prueba, el Sr. Pascal, donde se explica detalladamente lo que se van a encontrar en la carrera los pilotos. Curiosamente, y creo que es una decisión acertada, también se hizo salir a hablar a un piloto, David Douillet, para que explicara a los nuevos pilotos su experiencia en esta prueba y lo que hay que tener en cuenta.

Una vez terminado el breefing, los pilotos empiezan a tomar camino hacia el parque cerrado donde se encuentran los quads, para empezar a desfilar hacia la salida. Primero salen los pilotos Élite y a la media hora de salir el último de ésta categoría, se empieza a dar la salida al primer piloto de Clásicos. Fue ya en ese momento, mientras salían los Clásicos, cuando el Sr. Pascal nos buscaría para informarnos que Ramón Montoya había roto el quad y que finalizaba así su carrera. Esto es lo en un principio parecía, ya que las ganas de Montoya y el buen equipo de mecánicos amigos que llevaban el equipo, podrían soldar el basculante dañado y así podría realizar la salida el domingo, teniéndose que quedar a “tierra firme” durante el resto del sábado.

El seguimiento a los pilotos Montero y Feliu fue fácil, ya que llegaban prácticamente juntos a la asistencia, y sus primeras palabras a su parada a boxes fueron: "Vaya recorrido más duro!!! Es impresionante. Va a ser una carrera que tendremos que medirnos muy bien nuestras fuerzas". El tramo de enlace que el año anterior se había eliminado debido a la nieve que se encontraba arriba del monte, éste año se hacía y según nos contaban, era más duro el enlace que el tramo cronometrado, con lo que llegaban ya con las fuerzas un tanto mermadas a éste. Fuertes pendientes, trialeras, tramos muy estrechos donde trabajos tenían a pasar los quads, y para más INRI, habían puesto algunos árboles tumbados en medio del trazado, en los que muchos pilotos se quedaban atrancados. El terreno estaba muy blando, con lo que al paso de los quads durante estas 6 vueltas, las piedras y raíces de los árboles iban saliendo, dificultando más el trazado.

Prueba de todo esto es que de los 72 pilots de Elite el sábado tan sólo quedaban 52. Entre los abandonos se encontraba también Tierry Chevrot que tuvo un aparatoso accidente debido a la falta de práctica en la conducción de un ATV. En una de las tremendas pendientes, al Polaris le entró en punto muerto, y tras intentar dominarlo, dio unas cuantas vueltas de campana, sin consecuencia para el piloto, pero si para la máquina. Así pues la clasificación en Elite la encabezaría Nicolás Martinaud, con un Can Am DS 450, seguido por Anthony Roques (Yamaha YFZ 450R) y seguido por Christopher Paquereau (KTM 525). Alex Feliu se situaría 24 ,y Xavi Montero 30, debido a los 27 y 30 minutos de penalización que sufrieron respectivamente.

En categoría Clasicos, que a diferencia de los Élite que daban 2 vueltas, ellos realizaban 1, Maxime Hovaguimian quedaría primero (Yamaha YFZ 450R), segundo Alexandre Combier (Honda TRX 700) y Frederic Delmas tercero (Can Am DS 450). 

Tanto en una categoría como en otra, se pudo apreciar que este año los ATV’s estaban más arriba de las clasificaciones, debido al estado de los caminos y a los obstáculos que se encontraban en ellos.

El domingo iba a ser largo. Los pilotos ya estaban preparados a las 7 de la mañana para la siguiente tanda de mangas. Para la categoría Élite les esperaban 4 duras vueltas, y para los clásicos 3. Por la noche había llovido contundentemente, por lo que ya se daba por sentado que los caminos todavía serían más resbaladizos y blandos. Si a esto le sumamos el cansancio de los pilotos, el domingo prometía una carrera extrema. Por lo que a los pilotos españoles se refiere, por un lado Xavi Montero salía especialmente motivado ya que le gusta el barro y se encontraba en perfectas condiciones. Alex Feliu, que en un principio parecía que se le fuese a hacer duro el domingo, pasada la primera vuelta pudo comprobar que a diferencia del domingo, se sentía más fuerte y se encontraba cómodo a lomos de su Renegade. Y si los otros dos pilotos tenían ganas de seguir rodando, es fácil imaginar las ganas que tenía Ramón Montoya, que con el quad reparado, salía último de la categoría Elite, pero con unas ganas tremendas de disfrutar de una vez por todas de esta bella carrera. 

Pero la suerte no estaba al lado de Ramón Montoya, que al finalizar la primera vuelta, tras hacer unos tiempos realmente buenos, el quad le decía basta definitivamente y tuvo que retirarse de la carrera.

Pasada la primera vuelta, los pilotos se iban deshaciendo de sus equipos de agua, debido a que los caminos se iban quedando sin tanto barro al paso de todos los concursantes. El dia iba aguantando sin llover, y los quads iban rodando vuelta tras vuelta. Fue a la quinta vuelta cuando Alex Feliu llegó con lo que al principio parecía ser tan sólo un pinchazo en la rueda delantera, pero posteriormente se pudo comprobar que un golpe en la parte inferior del quad le había doblado el chasis del CanAm, con lo que también se vería obligado a renunciar a esa sexta y última vuelta. 

El sonido de los quads se iba debilitando, pues, por los montes de la Iraty. Con ya la categoría Clásicos fuera de circulación, pues ya habían terminado (la mayoría de ellos) esa tercera vuelta, sólo quedaban los pocos supervivientes de la Élite, pues muchas máquinas ya se podían ir encontrando por los caminos. Xavi Montero seguía allí, con una regularidad sorprendente, y disfrutando de la que él considera hoy por hoy su carrera preferida. Ese entusiasmo, resistencia y realizar una carrera inteligente, le llevó finalmente a poder terminar la carrera en una excelente 15ª posición.

En la clasificación final Elite, Nicolás Martinaud, que ya el sábado se había situado en primera posición, pudo subir a lo más alto del pódium, quedando segundo Anthony Roques y tercero Antony Martin, que se vio beneficiado por la baja del rápido Christopher Paquereau, que no pudo realizar la 6ª vuelta. 

La Iraty Quad 2011 ya ha pasado, y con ella nos quedan los buenos recuerdos de esos preciosos paisajes y de una carrera bien organizada. Un buen número de voluntarios ayudando a los pilotos cuando se encontraban en alguna dificultad, recogiéndolos cuando se encontraban por esos montes con el quad averiado, controlando en todo momento los quads que todavía están en carrera y atentos a todo lo que va sucediendo. Un gran despliegue de fotógrafos, prensa y público en general por todos sitios, y sobre todo, un ambiente excepcional hacen que ya empiece la cuenta atrás para volver a ir a la IratyQuad 2012.

.

Más fotos en: álbum fotos Iraty Quad 2011

Vídeo

CLASIFICACIONES GENERALES - IRATY QUAD 500 2011

Entrenamientos

ELITE      

CLASSIC        

ES/SS 1

ES/SS 1 

ES/SS 1

ES/SS 2

ES/SS 2  

ES/SS 2

ES/SS 3

ES/SS 3 

ES/SS 4

ES/SS 4 

Clasificación General

GENERAL día 1

GENERAL día 1

ES/SS 5

ES/SS 5 

ES/SS 5

ES/SS 6

ES/SS 6

ES/SS 6

ES/SS 7

ES/SS 7

ES/SS 7

ES/SS 8

ES/SS 8 

ES/SS 8

ES/SS 9

ES/SS 9 

ES/SS 9

ES/SS 10

ES/SS 10 

ES/SS 10

ES/SS 11

ES/SS 11 

ES/SS 12

ES/SS 12 

Tout les temps

General 

General

Classement Final

FINAL

FINAL

Classement Final Classe

FINAL PAR CLASSE

FINAL PAR CLASSE

TROPHEE

TROPHEE

TROPHEE

.


Comentarios

¡Sé el primero en hacer un comentario!Has de estar registrado en Quadtreros para hacer un comentario ¡entra en tu cuenta o regístrate ahora!
  • © Quadtreros.com
  • Quadtreros.net
  • Quadtreros.TV
  • Tiendadequad.com
  • ProductosUsados.com
Contacto - Aviso legal - Política de Privacidad - Información sobre seguridad
Hosting Netfila